Deportes Hoy

A practicar El Gobierno ya decidió terminar con la cuarentena del fútbol: vuelven los entrenamientos

Los planteles de Primera División y Primera Nacional arrancarían el 3 de agosto. Se calcula que se necesitarán dos millones de dólares para las pruebas durante este año.

El Gobierno tiene tomada la decisión de terminar con el parate del fútbol argentino. Lo anunciará la semana próxima, después de una reunión entre dirigentes y funcionarios nacionales, un cónclave pour la galerie. Será parte de la flexibilización que comenzará a regir en el AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires), la zona más castigada por el Covid-19. Previos testeos, que serían en la última semana de julio, el lunes 3 de agosto toma fuerza para la vuelta a los entrenamientos presenciales en la Primera División y la Primera Nacional. Tal cual adelantó Clarín, el resto de las categorías regresará en forma escalonada. Y en el horizonte asoma la posibilidad de comenzar con el campeonato a fines de septiembre. O a más tardar, a principios de octubre.

“No hay ninguna razón sanitaria; la decisión es política”, le confió a este diario una persona que participa activamente de la rosca virtual de la AFA y del Congreso. Coincide, en definitiva, con la presión de parte de la sociedad, afectada emocional y económicamente. Más allá del desarrollo de la curva epidemiológica, hay una necesidad que tiene que ver con la recuperación de la industria. En este caso, de la pelota.

Mucho tuvo que ver la determinación de la Conmebol, que anunció la reanudación de la Copa Libertadores para el 15 de septiembre. La gestión de Claudio Tapia para atrasar una semana el inicio del torneo no contó con el apoyo mayoritario (7 a 1 perdió la votación con el resto de las federaciones) y el presidente de la AFA tuvo que acelerar fronteras adentro. Fundamentalmente, por la presión de los clubes que participan del torneo continental. Por eso este martes presentó el protocolo médico ante el Ministerio de Salud. Resta una charla –sería el lunes- con Ginés González García, a cargo de la cartera sanitaria, en la que también participarían Marcelo Tinelli, mandamás de San Lorenzo y la Liga Profesional de Fútbol (LPF); Víctor Blanco, titular de Racing y secretario general de la AFA, y Matías Lammens, ministro de Turismo y Deportes. No será en “fase 4”, como había anunciado pomposamente Chiqui. Todo pasa, decía Julio Grondona​. Todo cambia, parece ser el lema de Tapia.

“La gente necesita que se hable del fútbol, que vea que los jugadores corren, que se pueda mirar un entrenamiento, algún amistoso. Eso genera ilusión”, le dijo a este diario un dirigente, apelando al remanido argumento del circo -porque el pan, la otra parte del refrán, es difícil de garantizar-. Sin ir más lejos, 929 jugadores quedaron libres, los contratos se renegociaron con bajas de hasta el 50% y los nuevos sueldos están lejos del imaginario del futbolista millonario.

Los clubes se sostuvieron con el aporte de los socios y la televisión, que no dejó de pagar 500 millones de pesos mensuales de canon. Los dirigentes tienen claro que es “un pago a cuenta” y que deberán devolver el servicio con un campeonato que, como se vino contando en Clarín, tendrá un estilo mundialista con 4 zonas de 6 equipos, semifinal y final. El premio gordo será una plaza a la Copa Libertadores de 2021. También se jugará la Copa Argentina.

El cálculo que hacen en la AFA es que necesitarán 2 millones de dólares para testear a todos los planteles del fútbol argentino durante 2020. De ese monto, 600 mil ya fueron aportados por la Conmebol, que asistió a las 10 federaciones miembro de la región. ¿Cómo se financiará el resto? ¿Lo aportará el Gobierno? ¿Algún capital privado?

Según el protocolo que se presentó este martes, habrá un testeo semanal que se hará 72 horas antes del entrenamiento. Incluirá a jugadores, cuerpo técnico y todas las personas que trabajen con el plantel, entre ellos utileros y auxiliares. “Estamos esperando que el Gobierno nos diga cuál es el test más aconsejable. Lo más seguro es que utilicemos el PCR”, le informó Donato Villani, jefe del departamento médico de la AFA, a Clarín. Cada hisopado cuesta en el mercado entre 1.500 y 3.000 pesos.

El protocolo remarca que no es aconsejable que haya concentraciones en las primeras semanas. No obstante, hay clubes que están pensando en aislarse. Sin ir más lejos, Boca está evaluando cerrar el Howard Johnson de Ezeiza para poder entrenarse en el predio que tiene sobre la autopista Riccheri y así generar una suerte de “burbuja sanitaria”. Otros clubes están evaluando la posibilidad de viajar al interior para realizar una pretemporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *