Deportes Hoy
"

Todos por Noe

afiche noe

Noelia Arancibia se le detectó un tumor en la cabeza. Tan sólo tiene 26 años. Obra social: Esencial, plan grupo oroño. Todo el tratamiento esta comandado por el Neurocirujano Héctor Rojas(Rosario) de la mano del Doctor Herrera(Buenos Aires). Neurologa a cargo de la medicación es Bruera Guadalupe. La operación se llevará acabo en la Clínica Adventista de la ciudad de Buenos Aires, Belgrano. El costo del mismo es de $ 435.346,36. Hasta el momento logramos recaudar $ 95.000,00

——————————————————–

Para todos aquellos que no conocen mi caso, quería contarles con mas detalles lo que sucedió y como comenzó todo. No sólo para concientizar, sino para que cada uno esté más al tanto, y sepa que hasta yo me sorprendí en lo rápido que todo sucedió.
Lleve una vida normal toda mi vida, siempre realizando deportes, estudiando y trabajando. Nunca tuve problemas de salud a lo largo de mis 25 años. Esto comenzó en noviembre, como un día cualquiera estaba dando clases de Hockey en el Estadio Mundialista con el Club Bancario, en donde trabaje hasta febrero de este mismo año. Allí estaba sentada en una de sus tribunas, junto con la encargada de la Sub Comisión del Club y el Preparador Físico-Coordinador con el cual yo trabaje. Estábamos realizando una pequeña reunión, y charlando sobre el final del año. En ese preciso momento fue cuando todo arranco y yo no comprendía lo que sucedía. Me agarro un ataque, en el cual comenzó con un Deja Vú, algo normal que podemos tener todos en la vida, pero luego seguido de eso vino detrás mucho miedo y no podía controlarme, no entendía donde me encontraba. Mis dos colegas seguían dialogando normal, yo ya no estaba metida en la charla. Me había perdido, no sabía él porque me encontraba allí. Me pare, camine hacia la baranda de la tribuna y me sostuve de allí tratando de que esto pasara. Y pensando que solo era un bajo de presión. Seguía con miedo, paralizada y con falta del habla. Me venían muchos pensamientos malos. Y allí me caí hacia atrás, no pudiendo controlar mi cuerpo. Una especie de desmayo. Apenas caí, se acercaron mis compañeros y personas del Club Rosario Central que también estaban dando clases allí. Y enseguida me levante, me preguntaban:- ¿Estás bien? Y yo muy tranquila, porque ya había pasado ese episodio, y no quería explicar porque ni yo sabía que era eso que había sucedido, les respondía:- Si!!! Comencemos a dar clases, no pasa nada. Habrá sido la presión. Al llegar a mi casa ese día, le conté a mi mamá sobre el asunto, pero sin muchos detalles. Enseguida llamamos a Urgencias, porque seguía con un malestar. Pero era porque no podía detectar lo que había sucedido y estaba preocupada. Vino un médico, el cuál hasta el día de hoy me sigo hablando, porque sigue preocupado por mi caso. No todos los médicos son así!! Tengamos en cuenta eso. David Charny esa noche me atendió, me tomo la presión y me dijo que seguía baja. Le conté mi hecho, y me recomendó ir a una consulta con un médico. Luego de irse, al otro día David se quedo preocupado, y me localizo a través del Facebook. Me escribió y me dijo que para él lo que yo había tenido era llamado “Crisis de ausencia”. Al tener esa información, enseguida comencé a informarme más con internet. Allí decía; Las crisis de ausencia se presentan en el 25% de los pacientes con epilepsia y pueden suceder solas o más frecuentemente combinadas con otros tipos de crisis convulsivas. Son típicas de personas jóvenes, generalmente menores de 20 años, aunque se presentan principalmente durante la infancia, por lo que pueden confundirse con falta de atención y afectar el rendimiento escolar. El síntoma principal y característico es el deterioro repentino de la conciencia, que suele ser breve y durar solamente unos segundos. Durante el episodio, la persona interrumpe sus actividades y permanece estática y con la mirada fija, ocasionalmente puede presentar pequeñas gesticulaciones o parpadeos. Normalmente, al finalizar la crisis continúan con lo que estaban haciendo sin recordar lo que sucedió. Suelen ser repetitivas y presentarse en varias ocasiones en el transcurso del día.

AYUDA 2

Al leer esto en varios lugares de internet, en todos ellos decía que se relacionaba con las convulsiones y la epilepsia. Y yo me decía a mí misma, que no tenía epilepsia, entonces no entendía porque este hecho ocurría en mí. Tampoco podía entender, porque yo recordaba lo que me había sucedido, y no podía seguir mi vida muy tranquila como si nada hubiese sucedido.
Pedí turno a una Neuróloga en calle Urquiza y Pte Roca, mejor no nombrare su apellido, porque no vale la pena luego de lo sucedido. La semana entrante en la que tenía turno ya para la doctora, me volvió a suceder otro de estos episodios, pero lo diferente fue que duro mucho más tiempo. Que ya ni yo podría especificar de cuanto exactamente. Salía de dar clases del Estadio Mundialista nuevamente, me había subido a mi auto. Y allí no me pregunten mas, porque no se qué sucedió. Perdí completamente la noción. Lo único que recuerdo, es que comencé a sentir un grito:- NEGRA, NEGRA, NEGRA. Y ahí reaccione!

Era Mariano, mi compañero de trabajo que se iba. Y me vio ahí estática. Yo me había retirado 19.30hs. Y en ese momento eran las 20.15 aproximadamente, y yo seguía allí. Totalmente perdí la noción del tiempo. Fue ahí cuando más me asuste.

Esa semana fui al médico, le conté a la doctora todo lo ocurrido. En el certificado decía: Consultar a Psiquíatra-Psicoanalista. Al salir de allí ese día, le dije a mi mamá que ya estaba. Que significaba que yo no estaba cuerda, y que dependía de mí. Que no quería ir más a ninguna consulta. Comenzó a pasar el tiempo, y me seguían sucediendo los episodios. Ya no recuerdo todos los que fueron. Me pasaban jugando al hockey, estando sola, caminando en la calle, mientras manejaba, y muchos más. Uno fue caminando en el centro, me perdí de una forma que hasta quise preguntarle a un chico que estaba a mi lado, donde me encontraba porque no sabía que calle era la que caminaba. Me lleve muchos sustos, y esos sustos me perseguían. Trataba de solucionarlos sola, porque hasta el día de hoy creo que las personas no comprenden que es bien lo que me sucede. Y vuelvo a repetir parezco no estar cuerda. Paso todo el mes de Diciembre, todo Enero, y comenzó Febrero. El 1 de febrero me realice de la Obra Social Esencial, el plan Grupo Oroño. Yo hasta ese momento no contaba con Obra Social, siempre tuve prepagas junto con mi Familia, pero que no cubrían en gran cantidad. Yo mientras tanto seguía con mis episodios, pero ya los tomaba parte de mí. Ya sabía cuando me estaban por agarrar, los controlaba. Ya me había acostumbrado, pero provocaban que cada día fuese distinto, y yo no estaba bien cuando eso pasaba. Tenía en una semana, dos siempre, de mayor o menor magnitud. Pero siempre dos por semana. Mi familia al enterarse de que yo seguía, y los episodios no frenaban. Me recomendaron ir a una Psicoanalista que la familia conocía, ya que la primera neuróloga me había recomendado hacer eso. Pedimos turno y fui, a principios de febrero. Tuve toda una sesión de casi dos horas. Me incomodaba contarle a alguien sobre mi vida, pero la charla fue bastante fluida. Luego de ahí le contaba a una amiga, no le veo sentido a esto dije. Porque lo único que me sigue quedando claro es que los episodios me agarran por problemas personales, y yo quiero alguien que me dé una solución. Esto se arregla de tal forma, y listo se termina todo!! Necesitaba a alguien que me dijera eso y aún no lo encontraba. Seguido de eso volvimos a pedir un turno con un Neurólogo de la misma prepaga de mi mamá. Queríamos que nos vuelva a atender la doctora anterior, para contarle que había asistido a la psicoanalista, pero ya no trabajaba para la misma. Pasamos a un Neurocirujano que trabajaba para la misma prepaga, y allí comenzamos otra vez la historia. Fuimos la primera consulta y nos receto para hacer una Resonancia Magnética. A la vez me diagnostico para tomar una pastilla al día que era para convulsiones. Empecé a tomarla, y los episodios empezaron a cesar. En vez de ser cada tres o cuatro día, pasaban a uno por semana aproximadamente. Pero seguían sucediendo. Me realice la Resonancia. A todo esto siempre todas las consultas y los estudios los realizamos de forma particular, porque recién me hacia socia de la Obra Social.

Y queríamos que pase un tiempo, total hasta este momento los gastos eran alcanzables. Me realice la primer resonancia, jamás había hecho una. Entrar a ese tubo, esos ruidos constantes durante 40minutos. Se sentía interminable. Me acuerdo del enfermero diciéndome si te pasa algo presiona rápido este botón. Y yo sólo pensaba que no me agarre un episodio acá. Aunque apenas entre ya quería presionar ese botón. Aguante, y salí. Pasaron unos 15 días y fui a verlo nuevamente al doctor con el resultado de la resonancia. Ya de ante mano había leído el resultado.

Decía DNET y observe una mancha en mi lado izquierdo, pero no comprendía mucho el significado de nada, si me asuste. Esa vez no busque nada en internet, porque recuerdo al Neurocirujano decirme que eso no era bueno porque iba a encontrar muchas cosas. Cuando nos sentamos a escuchar al Doctor nos dijo, que esta mancha de 5cm x 5cm que tenía sobre el parietal izquierdo de la cabeza era un DNET, líquido y multiquistes.

Pero a la vez, que era algo raro que ni él podía comprender en que se relacionaba con mis episodios. Que para él debíamos controlar esto cada seis meses, y mientras tanto seguir tomando la pastilla todos los días. No me dio ninguna solución ante mis episodios, solo los había reducido con el medicamento. Y a la vez no nos dio gravedad de la mancha. Y se ve que eso me había dejado más tranquila, a mí y a mi mamá. Pensamos que allí terminaba todo. Recuerdo bien ese día que llegue a casa, llame a una amiga, y me dijo que no podía quedarme con eso. Que no me había dado solución y que tenía que buscar otro médico. Que ya llamara a Los Arroyos y pidiera un Neurocirujano para verlo. Realice eso mismo, me dieron turno para un lunes. A la vez, una de mis hermanas comenzó hablar este caso con un cirujano amigo de la familia de mi cuñado.

thumbnail_AYUDA

Ese cirujano, conocía al Doctor Héctor Rojas. Mi hermana me consiguió turno para el martes de la misma semana que yo ya tenía un turno. Yo ya había dicho, voy a los dos médicos, lunes y martes. No importaba nada con tal de encontrar solución. Justo el Sanatorio Los Arroyos me llama para decirme que debía cancelarme el lunes porque la Doctora no estaría, que debía reprogramármelo. Y le dije que no importaba, que no hacía falta, que cualquier cosa volvía a llamar. Así que me quedo el Doctor Rojas el día martes para verlo. Les dije a mi hermana y a mi mamá que iría sola, que se queden tranquilas. Hasta ahí siempre mi mamá me había acompañado. Recuerdo llegar al consultorio, ese día había mucha gente. Eran sus clínicas privadas en calle Dorrego.

Mi hermana me había dado la plata para la consulta en un sobrecito, se lo di a la secretaria y espere. Paso más de una hora y el Doctor me atendió. Le di los dos estudios que tenía, la Resonancia y un Angio Tac( Que el anterior Doctor me lo había hecho para descartar Acv, ya que le habíamos dicho que mi abuelo había fallecido por algo parecido. Y había sido descartado) comenzó a mirar los estudios a través de su computadora, se mantuvo un largo rato, corrió la computadora y se dirigió a mí: Noelia esto que tenes es un tumor cerebral, DNET. No te asustes, esto lo podemos quitar a través de una cirugía. Está ubicado en una zona que cubre todo lo que maneja esos episodios que tenes. Y por eso te produce esa falta de habla, esos ataques. Si tuvieras 70 años te diría que no lo saquemos, pero tenes 25 años ( en ese momento todavía no había cumplido los 26) y tenes fortaleza para que lo podamos sacar. Si no lo sacamos tiene que ver también con la memoria, y a la vez tampoco sabemos en que magnitud crece. Tampoco quiso decirme mucho más porque para mi se había dado cuenta que estaba sola y no estaba bien. Me miro fijo y se quedo. Esperando seguro a escuchar preguntas. Me quede también unos segundos hasta que le dije:- Gracias de corazón porque sos el primero que me da una solución!! Yo lo único que quiero es que estos episodios terminen. Y no pregunte mas nada. Salí de la clínica, e iba caminando a buscar el auto tratando de procesar esto. De verdad no caía, creo que todavía tampoco, solo de a ratos caigo. Antes de irme hacia casa, me senté en un Bar a tomar algo, porque tenía que tener un tiempo sola. No sabía cómo comunicarles esto a mi familia y a mi amiga que era la que me había dicho que siga buscando una solución.

Llegue a casa con los estudios en la mano, me senté en la mesa que mi mamá tenía mi plato de comida servido. Y explote en llanto contándole, mi mamá sólo se acerco y me abrazo fuerte de la cabeza, y me decía de esta vamos a salir. A la vez mi hermana melliza escucho de adentro, y se quedo parada en el costado de la mesa paralizada. Allí comencé a explicarles el comienzo de esta historia. Tuvimos varias consultas con el Doctor, a medida que pasaban más, mas información me aclaraba. Me cambio la pastilla, ya que me explico que lo que tomaba era una dosis mínima que no iba a cambiar nada en mi organismo.

Hoy tomo tres pastillas al día, que fueron consultadas previamente con una Neuróloga de la misma clínica del Doctor. En cuanto a más información del tumor, sabemos también que una parte esta bordeando una zona complicada, y que esa no estan seguros si la puedan sacar. Ya que puede ser preferible que la dejen, y la sigan controlando en períodos más adelante. Por eso es por lo cual necesitan resonador en la cirugía, para estar seguros si retiran todo el tumor y a la vez no tocar nada que no se debería. La única clínica con resonador en el país es la Clínica Adventista de Buenos Aires, Belgrano. Por eso la operación debe ser en una Clínica Privada. En el momento de abrir se realiza la biopsia donde se sabe si es Benigno o Maligno. Pero en cuanto a eso soy demasiado positiva y de verdad son cosas en las cuales no pienso. Solo digo, a mi me van a recostar en una camilla y abriré los ojos cuando todo pase. Preguntare:- ¿Cómo salió todo? Y será lo único que viva. Y ahí sabremos lo que me depara en cuanto a la post operación. En cuanto a mi Obra Social, esta mi hermana encargándose de ello. Mi Doctor Héctor Rojas me dijo que para no malgastar el tiempo realicemos la operación, porque si esperábamos que la Obra Social ponga su parte, íbamos a demorarnos. Y yo iba a pasar un mal momento, porque a la vez me dijo que en este momento la Obra Social que no generaba tanto problema para cubrirte era Osde. Por eso comenzamos con todos los estudios previos para la operación ya, esos si mi Obra Social los cubre. Y mientras tanto mi hermana esta ya hablando con ellos para ver que cubre de la operación, pero al ser en Buenos Aires, y más porque en un Plan Cerrado el que tengo, no creemos que cubra mucho, pero todo lo que puedan aportar es bienvenido de parte de la Obra Social.

Todo lo que sucedió estos últimos días, de haberme enterado del bono solidario y de los eventos que realizaron y están realizando también fue muy fuerte. Me produzco de nuevo episodios cada tres días, antes con el cambio de pastilla pase 14 días sin que me sucedan. Pero el médico me explico que lo emocional también tiene que ver, los nervios y toda la situación que estoy viviendo. Me dijo que debo quedarme más tranquila, una de las cosas que ya me hace dejar es conducir el auto, e ir cuidándome. Todo eso depende de mí. Y así es, pero que alguien me explique si hay pasos a seguir para tranquilizarse, porque de verdad no hay un minuto en el que no piense, pero no tanto en la operación. Hoy solo tengo en mente a todas las personas que me están ayudando, a todo el cariño que voy recibiendo, a la gente que amo que pone mucho de su tiempo para ayudarme, que se hace cargo de todo como si fuese de ella misma lo que sucede. Observarlo de afuera me pone incomoda, quiero ayudar, quiero estar. Porque es lo mínimo que puedo hacer también. Vuelvo a decirles que cada gesto será siempre devuelto, me gusta ser así. Hoy la vida pareciera que lo hiciese a propósito, como nunca me encontré en mi mañana siete personas que me están ayudando, y se acercaron apenas se enteraron de mi caso a darme su cariño. Sé que me las puso para que les diera un fuerte abrazo y les agradeciera. Cada vez creo más en el lema que todo por algo sucede. La familia se encuentra más unida que nunca, y mis amistades tocándome el alma y cuidándome el corazón. Y todas las personas que se arriman sin conocerme y dan una mano, ya con solo preguntar ¿Noe como estas?

La vida nos enseña que de esto se trata, y no de hacernos problema por cosas insignificantes. Esto es lo que debemos valorar, de lo que debemos aprender. Esta unión es hermosa, esta forma de ayuda es única, estos valores enseñémosles en un futuro y ahora mismo si pueden a sus hijos. Estoy completamente anonadada que con tan poco podemos hacer mucho, y que solo con un acto acompañado de una palabra, podemos cambiarle la vida a alguien. Seamos siempre esto, que esta forma de ser hoy no se nos olvide, ni a mí que la recibí y sé que jamás la olvidare, ni a ustedes.

NO SE OLVIDEN Y SIEMPRE DEMOS ESTE AMOR, Y TAMBIÉN APRENDAMOS A RECIBIR, ES ALGO HERMOSO QUE NO SE COMPARA CON NADA EN LA VIDA.

El padre Ignacio por algo cuando lo vi no me dejo de repetir te amo, y me dijo que me ame más. Yo hoy no quiero dejar de amar nunca más, ni a mi ni a ustedes, porque es el sentimiento más lindo que hay. Gracias con el corazón, y espero que la vida me los ponga a uno por uno para darles un abrazo y no soltarlos por un tiempo… Impagable este amor.. Me hacen muy feliz, y ya me curaron.. Solo falta la parte práctica, pero no hay nada que me tumbe.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *